Adoptar una estrategia cloud en el próximo año debe ser una prioridad para las empresas que desean mantenerse competitivas. Según Gartner, en 2020 la nube será cada vez más la primera opción para la implementación de un software. De hecho, tener una política “contra la nube” puede llegar a ser tan raro como tener una política de “no internet”. Pasar a la nube no sólo ofrece ventajas competitivas sino también beneficios empresariales cruciales.

Ventajas de la implementación en nube pública

Entre los diferentes tipos de opciones de implementación (on-premise, hosting gestionado, cloud privado, etc), la implementación en el cloud público puede ser una opción para empresas por los siguientes motivos:

  1. Reducción de costes: Implementar un software a través de una solución cloud pública reduce tanto los costes de infraestructura como los de IT y mantenimiento. Cuando se tienen en cuenta los costes del hardware, como pueden ser las facturas de la luz y las actualizaciones, una solución cloud ofrece un valor de negocio más rápido y con una menor cantidad de costes asociados. Según una encuesta reciente de TechTarget, más del 31% dicen que la principal razón para utilizar un cloud público es por la reducción de costes de infraestructura.
  2. Mayor flexibilidad: Las soluciones cloud se adaptan mejor a las demandas de tu negocio. Cuando el crecimiento o estacionalidad cambia las necesidades de tu negocio, la flexibilidad de la nube permite que respondas de la forma correcta, lo que resulta en una respuesta más adecuada y una mejor experiencia de tu cliente.
  3. Time-to-market más rápido: La implementación se hace más fácil con una infraestructura cloud pública. Desde el principio, los desarrolladores tienen todo lo necesario - desde la infraestructura hasta los entornos - disminuyendo el time-to-market y permitiendo que tu negocio se ponga en marcha lo antes posible.
  4. Facilidad de uso: En general, las soluciones en la nube simplifican la gestión de la infraestructura. Los equipos de IT ya no necesitan mantener servidores físicos y, en cambio, pueden utilizar interfaces de las soluciones cloud para facilitar la configuración y la monitorización.

Lee más sobre los principales beneficios de la implementación en la nube para las empresas.

Comparando la implementación On-Premise y en la Nube

Incluso con estos beneficios del desarrollo en la nube, determinar si la migración hacia la nube es una acción tangible para tu negocio requiere un análisis complejo de datos y números para tomar tu decisión.

Para saber qué tipo de método de implementación debes elegir, puedes comparar el coste total de propiedad del cloud respecto a un sistema de aplicación on-premise. Aquí tienes algunos costes que considerar para implementar y gestionar un sistema on-premise de manera satisfactoria.

  1. Costes iniciales: La inversión que una organización puede esperar pagar antes de comenzar a utilizar un nuevo sistema de aplicaciones incluye la fase de diseño, construcción e implementación. Ejemplos de costes iniciales incluirían el hardware, equipo de red y costes de almacenamiento.
  2. Costes recurrentes: Los costes iniciales sólo representan una parte del gasto total y operacional para dar soporte a la aplicación empresarial. El mantenimiento y actualización continuos deben ser considerados como gastos recurrentes en las infraestructuras on-premise. Es importante recordar que el hardware y el software se deprecian a lo largo del tiempo, por lo tanto, solo tiene entre 3 y 5 años de vida útil antes de necesitar un upgrade.
  3. Intangibles: Adicionalmente, hay otros costes intangibles que deben ser considerados como pueden ser los gastos con seguridad, escalabilidad y los costes de oportunidad.

En comparación, a continuación tenemos los costes que se debe considerar para un desarrollo en la nube:

  1. Costes iniciales: A pesar de necesitar una inversión inicial más baja, las aplicaciones en la nube requieren pagos de cuota de suscripción regulares.
  2. Costes recurrentes: Para poder utilizar la aplicación en la nube de forma efectiva, las organizaciones deben invertir mucho en formación para su equipo de TI. El coste de formación es recurrente ya que las aplicaciones en la nube son mejoradas y actualizadas frecuentemente para adaptarse a las necesidades cambiantes de los negocios. Los costes de consultoría también pueden ser incluidos en el caso de que sea necesario.
  3. Intangibles: Los intangibles del cloud incluyen el tiempo de inactividad, lo que puede afectar la productividad, los ingresos y la reputación. Además, el tiempo y esfuerzo necesario requeridos para correcciones y los acuerdos de nivel de servicio también impactan el coste total. Para abordar estos intangibles, los proveedores de la nube deben aplicar políticas como pueden ser los compromisos de tiempo de actividad y de alta disponibilidad.

Para obtener una lista completa con los principales factores para calcular el coste total de propiedad para las soluciones on-premise y cloud, haz click aquí.

Moviéndose hacia el cloud

Al sopesar los costes versus los beneficios, es evidente que migrar hacia la nube es mejor opción que las soluciones on-premise. La flexibilidad, confiabilidad y el ahorro de costes hace que la nube sea una solución de estrategia a largo plazo para tu negocio. Según Forrester, “el cloud no es solamente una opción viable para una mayor cantidad de aplicaciones y cargas de trabajo, sino que también es frecuentemente el método elegido para ganar ventajas competitivas en la era del cliente.”

Acelera la innovación y libera tus recursos cambiando el enfoque de la gestión de la infraestructura hacia tus competencias clave utilizando los servicios cloud.

Descubre cómo Liferay DXP Cloud puede ser la elección ideal

Decidir migrar a la nube es el primer paso, después es la hora de decidir qué solución utilizar. Conoce la nueva forma con la que las empresas pueden implementar y gestionar Liferay DXP de manera confiable, segura y rápida.

Descubre más beneficios de Liferay DXP Cloud  
Comentarios